STOP DESAHUCIO

STOP DESAHUCIO STOP DESAHUCIO

Una de las consecuencias más importantes de la burbuja inmobiliaria y de la crisis, es la perdida de viviendas de millones de familias, se quedan sin trabajo con hijos y sin poder pagar hipotecas de infarto.

Las entidades financieras deciden deshauciarlos, y una vez en la calle les dejan una deuda que jamás podrán pagar.

Los bancos siguen con la especulación, y no solo eso, el estado les siguen amparando, aun sabiendo que son unos de los mayores responsables de la crisis que esta sufriendo el país. Y yo me pregunto, no hay ninguna manera de penalizar las hipotecas fraudulentas que hace unos años casi regalaban sin apenas pasar por unos requisitos mínimos?

La plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) esta realizando una labor increíble, moviliza a ciudadanos y dan apoyo tanto jurídico como humanitario.

Paralizan muchos de los desahucios programados, ya que hablan de unos 200 diarios en España. Muchos ciudadanos dan su apoyo en muchas de las convocatorias, se solidarizan con la causa ya que esto es un problema de TODOS. Acuden ha cientos de viviendas en peligro de desahucio bajo lemas como " Este banco que se sepa engaña, estafa y echa a la gente de su casa" o " BANCOS LADRONES AUTORIZADOS".

Este es el caso de 2 familias con desahucios en Barcelona.

Rosario el pasado día 28 de octubre en un barrio de Sant Boi tuvo su segunda convocatoria de desahucio. Es madre de 3 hijos, con edades comprendidas desde 8 años, 12 y el mayor 14 años. El marido los abandono y no recibe la manutención de los hijos. Se quedo en paro hace 1 año. Hace 11 años que paga una hipoteca a Ibercaja de 1000€ por un piso de 40 m2. Han decidido deshauciarla la dejan en la calle y con el peligro de quitarle a sus hijos. Y por si fuera poco, una vez en la calle el banco le sigue reclamando una deuda de 30 millones de las antiguas pesetas. Con la ayuda de la plataforma y la presión popular consiguieron paralizar el desahucio, pero solo por unos días. Ahora mismo para Rosario y sus hijos no hay futuro.

Este pasado Martes, en un barrio de ciudad Meridiana, se produjo otro intento de desahucio por parte de la entidad financiera la Caixa de Catalunya. El es Jaime de 45 años, padre de 5 hijos y abuelo de un nieto, de originalidad Ecuatoriana. Todos viven en la misma vivienda, comenzó a pagar hace 5 años una hipoteca de 900€, ahora su hipoteca es 1500€. Se quedo en paro desde el 2009 y esta semana por segunda vez la comitiva judicial pretendía desalojarlo. Tiene una deuda de 170.00€.

Jaime confiesa "Nunca pensé que acabaría en la ruina, en la calle y sin un piso que no voy a pagar en la vida”. Explica que cuando la entidad bancaria, le concedió la Hipoteca, ni siquiera les pidieron un aval, por un piso de 75m2 tuvo que hipotecarse a 255.000€.

Con esto una vez más se demuestra cuantas de las hipotecas se concedieron sin apenas requisitos, una vez más la especulación financiera salta a la vista.

Y yo pregunto: Hasta cuando esta opresión? Cuando pararan los desahucios? Donde irán esas 200 familias diarias que están en la calle?

Mientras muchos de nosotros nos preocupamos por hacer las compras navideñas, preparamos unos días en familia, muchas otras piensan donde van a poder vivir, de donde van a sacar el dinero para poder seguir adelante, para poder dar a sus hijos todo lo que necesitan.

Feliz Navidad!

2 comentarios

Deja un comentario

Todos los comentarios en este sitio están sujetos a moderación con el fin de garantizar un intercambio de opiniones siempre respetuosas y constructivas. Los comentarios serán en todos los casos moderados. Asegúrate de cumplimentar la información señalada con (*) ya que es de obligado cumplimiento. No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información "aquí".

Nuria Prieto.