El oro de los dioses

Burkina Faso, uno de los países que pertenecen a África occidental, consta 16,46 millones de habitantes, en el cual el 46,7% de la población viven bajo el umbral de la pobreza.

Encabeza las listas de uno de los países más pobres del mundo, pero se posiciona como uno de los 5 primeros en explotación y exportación de oro a nivel mundial.

Aproximadamente hace 8 años, muchos de ellos basaban su economía en la agricultura, sobretodo en el cultivo de algodón, maíz y arroz. Pero debido al cambio climático, la falta de agua, entre otras circunstancias, se convirtió en un trabajo imposible para sustentar a las familias. Por ello muchos optaron por el trabajo en las minas de oro. Ha día de hoy se sabe que hay unas 600 mil personas que trabajan en las minas y 20.000 son niños con edades comprendidas entre 12 y 14 años.

En los últimos datos consta que la producción de oro se ha incrementado 11,6% respecto a los años anteriores.

Trabajan de sol a sol, se dividen los turnos entre el día y la noche. Y muchos de ellos pasan más 10 horas diarias bajo la tierra. Son muchos los que recurren a la droga para poder soportar el duro trabajo y las condiciones precarias en las que viven. En una mina pueden estar entre 3 y 4 años, por eso en el 90% de los casos, toda la familia trabaja en ella. No solo se juegan la vida día tras día, sino que también es un foco de enfermedades a causa del polvo y los materiales tóxicos con los que trabajan sin ningún tipo de seguridad.

A 215 km de la capital de Burkina Faso, se encuentra la ciudad de Yalgho, una de las zonas más explotadas. El 80% de su población trabajan en las minas tradicionales sin ninguna seguridad. Tan solo el 5% de los niños menores de 16 años van al colegio, el resto trabajan en las minas para poder ayudar a sustentar a sus familias.

En el 2011, hubo mucha hambre, mucha gente se vio obligada a trabajar en las minas, muchas mujeres y niños barrían el suelo para buscar oro. La gente se ha visto obligada por el hambre y la falta de trabajo a trabajar en las minas. -Padre Clemente, Yalgho, dicembre 2013-

El trabajo en la mina conlleva pésimas consecuencias a la población. Muchos mueren atrapados en ellas. Cavan a unos 40-50 metros de profundidad. Son minas muy estrechas, por lo tanto son los niños de 12 y 14 años que se dedican a cavar y a extraer las piedras y una vez trasladadas a la superficie son las mujeres y hombres que pican la piedra y a extraer con un poco de suerte algún gramo de oro.

El presidente del gobierno Compaoré que lleva en su poder 27 años, es el máximo responsable de esta desigualdad, solo mantiene a una pequeña parte de la población enriquecida y que está financiada gran parte por la minería de oro. Muchas empresas extranjeras se instalan en Burkina con el fin de exportar oro a nivel internacional, entre ellas podemos encontrar empresas de Rusia y Canadá mayoritariamente. Lógicamente este movimiento solo enriquece al gobierno, a esto se le llama la moderna forma de esclavitud del que nadie escapa jamás. La población infantil tiene en el último año una tasa mortal del 43% a causa de malnutrición y enfermedades entre otras. Y la esperanza de vida de la poblaciòn esta en los 49 años.

En Burkina Faso una gran parte de la actividad económica es gracias a la ayuda internacional. Francia es el principal socio comercial de Burkina Faso.

Deja un comentario

Todos los comentarios en este sitio están sujetos a moderación con el fin de garantizar un intercambio de opiniones siempre respetuosas y constructivas. Los comentarios serán en todos los casos moderados. Asegúrate de cumplimentar la información señalada con (*) ya que es de obligado cumplimiento. No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información "aquí".

Nuria Prieto.